Es muy fácil cometer errores con el dinero y eso puede costarte muy caro. No dejes para otro día la organización de tus finanzas. Te mostramos algunos problemas comunes que generan que pierdas dinero.

NO TIENES PLANES PARA ORGANIZAR TUS FINANZAS

Es fundamental tener un plan para saldar tus deudas y lograr tus objetivos a nivel económico. Imagínate dónde te gustaría estar en seis meses, un año, 5 años y trata de encontrar la forma de llegar ahí con el dinero que tienes.

TEN EN CUENTA LOS GASTOS PEQUEÑOS

Comprar una gaseosa , una botella de agua o un helado no es caro… pero todo suma. Puedes ahorrar mucho dinero si dejas de lado las compras “frívolas” e innecesarias, como la lotería, el café diario en la cafetería, los cigarrillos, etc.

VIVES DE “DINERO PRESTADO”

Si vives a crédito o tienes que pedir dinero prestado para comprar lo que necesitas, nunca lograrás salir del pozo. Si esto te pasa a ti, tienes que hacer un cambio radical en cuanto a tu relación con el dinero: haz un presupuesto y aprende a vivir sin consumir innecesariamente. La tarjeta de crédito es tu amiga solo si puedes pagar el saldo completo todos los meses.

NO TIENES AHORROS EN CASO DE EMERGENCIA

Nunca sabes cuándo lo necesitarás. Separar un poco de dinero, aproximadamente medio sueldo, te ayudará a comprar las cosas que necesitas, pero ¿basta con eso? Crea un fondo de emergencia equivalente a unos seis meses de sueldo, por si surge algún inconveniente o gasto no planificado.

TIENES EMPLEO PERO NO AHORRAS PARA TU JUBILACIÓN

Ya llegará el día en que dejes de generar dinero pero aún deberás poder mantenerte. Prueba separando un poco de tu sueldo en un fondo de jubilación.

NO APROVECHAS LOS BENEFICIOS DE TU EMPLEO

Averigua cuáles son los beneficios y descuentos que te da tu empleador. El descuento en el gimnasio, precios especiales en artículos de electrónica y seguros más baratos son algunas de las cosas que te ayudarán a ahorrar dinero.

TIENES UN ALQUILER O HIPOTECA QUE NO PUEDES PAGAR

Puede que estés viviendo en una casa o apartamento que excede tu poder adquisitivo y que no responde realmente a tus necesidades. Cuanto más grande sea tu hogar, más abultadas serán las cuentas. Si te pasa esto, considera mudarte.

TOMAS UN PRÉSTAMO ESTUDIANTIL SIN ANALIZAR CÓMO SERÁN LOS PAGOS

Está claro, a todos nos encantaría volver a estudiar. Pero antes de aceptar un crédito estudiantil, haz cuentas como para saber cuánto de tu sueldo deberás separar para saldarlo.

TENER AUTO NO ES UNA VENTAJA

Dejemos las cosas claras: tener auto es un pasivo que representa gastos. Y no solo cuesta dinero, sino que también se desvaloriza con el tiempo. Si hay algo peor que creer que tener un auto es un activo, es pedir dinero prestado para comprarlo. Si haces esto, terminarás pagando los intereses del préstamo por un vehículo que vale menos que lo que pagaste. Si de verdad quieres un auto, y lo necesitas, ahorra para comprártelo al contado, de segunda mano.

SIEMPRE TE ENGAÑAN CON EL DINERO

Siempre hay gente que intenta quitarnos el dinero, legal o ilegalmente. Si alguien te llama o te envía un correo electrónico para ofrecerte una inversión demasiado buena para ser cierta… ten cuidado. De la misma forma, tienes que estar atento a las estafas cibernéticas.

SaveSave