Ahorrar para el retiro… la cantaleta de muchos y la realidad de pocos. ¿Cómo prevenir un futuro seguro para ti y para tus hijos?

Hay un secreto a voces en la sociedad ecuatoriana: la cultura del ahorro no existe o es tradicional. Esto equivale a ser analfabetos financieros, por decirlo de alguna manera. Sin embargo, entrar en esta categoría puede ocasionarnos consecuencias que afecten todos los aspectos de nuestras vidas.

Comenzar a educarnos en temas de ahorro e inversión puede ser complicado…aunque en realidad las bases son sencillas: apartar una parte de lo que ganas, adaptarte a vivir con lo que te queda y saber dónde poner a trabajarlo.

Para todas las personas, el ahorro es una de las bases fundamentales para poder llevar una vida tranquila (financieramente hablando) y la inversión es ese plus que ayudará a visualizar un futuro con objetivos claros. Sin embargo, para los padres de familia, el concepto invertir-ahorrar juega un papel determinante en su tranquilidad. ¿La razón? Los hijos tienen necesidades que no pueden solventar por sí solos. Esto puede sonar algo muy básico, pero es necesario entenderlo así para poder comenzar a cultivarnos en temas financieros.

Cualquier padre de familia busca darle educación, salud y un patrimonio sólido a sus hijos. Para alcanzar esto, en primer lugar es necesario pensar en los hijos antes de que nazcan, pero también en que llegará un momento en que dejarán de ser productivos.

Según datos de diversos encuestadores, únicamente 40% de los ecuatorianos retirados recibe una pensión, la cual apenas llegará al 30% de lo que percibían en su último salario mensual. Si a esta cifra le agregamos términos financieros como devaluación, inflación y pérdida de poder adquisitivo, el panorama para los padres de familia retirados es realmente desolador.

Para evitar llegar a esos extremos es necesario tener una planeación financiera estratégica que les permita tener cubiertas todas sus necesidades. Ni siquiera un 30% de la población ecuatoriana sabe que su dinero ahorrado puede convertirse en una inversión a corto, mediano y largo plazos.

El objetivo es buscar generar la cultura y el hábito del ahorro y se puede hacerlo a través del binomio inversión-ahorro; y éste de manera sencilla: usted aparta una cantidad de su ingreso y este va hacia un fondo de inversión.

¿Invertir y ahorrar?

El ahorro se convierte en inversión justo en el momento que trazas un objetivo claro, ya sea comprar una casa, pagar la educación universitaria de tus hijos o comprar un auto.

Para ello puedes hacer una aportación mensual bajo en productos  que son de ahorro-inversión y aunque sí hay un riesgo (como en cualquier inversión) este es mínimo ya que el dinero está protegido.

A decir del tiempo idóneo para poner a trabajar a nuestro dinero, este no existe. El mensaje es claro: cuanto antes comiences, mejor, ya que el costo de dejar de ahorrar puede ser de miles de dólares.

En su experiencia, hay tres elementos básicos que debe tomar en cuenta cualquier padre de familia: educación de sus hijos, patrimonio y retiro.

Educación

En este sentido, los padres de familia deberán ir haciendo un plan de ahorro-inversión pensando en la universidad de sus hijos. Tomando como media una universidad privada que cuesta en total más de 30.000 dólares, si un padre de familia ahorra de 15 a 18 años, al momento que su hijo ingrese tendrá la cantidad necesaria para solventar el pago de esta.

Patrimonio

Si pensamos en padres jóvenes que en estos momentos rentan, es aconsejable que su ahorro esté situado en el largo plazo con el objetivo de que en 10 o 15 años puedan dar el enganche para una casa o un departamento…propio. Esto les ahorrará dolores de cabeza en el futuro, ya que cuando llegue el momento de retirarse no tendrán que preocuparse por pagar una renta.

Retiro

Si no quieres convertirte en el hijo de tus hijos, empieza a convertir tu ahorro en inversión. Las investigaciones revelan que 2 de cada 10 personas mayores de 80 años tienen que seguir trabajando para mantenerse. Distintas encuestas revelan que una gran mayoría de los padres latinoamericanos está buscando que sus hijos vean por ellos en el retiro.

Combinar estos tres factores y ponerlos en perspectiva ayudará a entender la importancia de poner a trabajar nuestro dinero y no posponer la decisión de comenzar a invertir.[/av_textblock] [/fusion_builder_column]

[av_social_share title=’Share this entry’ style=” buttons=” share_facebook=” share_twitter=” share_pinterest=” share_gplus=” share_reddit=” share_linkedin=” share_tumblr=” share_vk=” share_mail=”][/av_social_share]
[av_comments_list]
[/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]